Foto de 1951 de la colección de la Familia Nazario suministradas por GeoIsla.com
Foto aérea de 2018 (por Reniet Ramirez Rivera)

Aunque por mucho tiempo se ha creído que La Guaira fue el primer poblado de Orocovis, nueva evidencia muestra que mucho antes de La Guaira existieron viviendas en el sector La Pica (ver área 5 de la siguiente imagen) y otras áreas llanas del casco urbano (ver áreas 2, 3 y 4 de la siguiente imagen). La evidencia más antigua de alguna estructura (casa o rancho) en el Cerro La Guaira es de 1884 [ver foto abajo]. Tampoco podemos confirmar si eran viviendas o ranchos. Las fotos donde se comienza a ver muchas viviendas en el cerro son de principios de los 1900s. Esto nos lleva a pensar que el cambio de soberanía en 1898 tuviera algo que ver con que estos terrenos ahora se pudieran poblar…. o es una simple coincidencia.

IMPORTANCIA DEL CERRO

Aunque no fuera el poblado original y sus viviendas comenzaron a surgir más de medio siglo luego de la fundación del pueblo este cerro es conocido más bien por su gente. La poca evidencia que hemos podido encontrar, incluyendo registros municipales de 1875-1900, nos sugiere (SOLO UNA TEORÍA) que posiblemente en el casco urbano de Orocovis, bajo el régimen español (1825-1898),  vivían principalmente personas pudientes o de puestos importantes en el municipio y que el resto de los habitantes (o la mayoría) vivían en las afueras del pueblo y otros barrios. Luego, a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX estos habitantes de las afueras comienzan a vivir en el Cerro La Guaira creando así un mejor balance.

Como dice la canción de “La Guaira era candela. Allí se bailaba bomba, el aguinaldo y la plena”. Se acredita a la gente de La Guaira por dar mucha más vida al pueblo y ser lugar de nacimiento de grandes personas como lo fue nuestro maestro artesano Celestino Avilés Meléndez. Esa canción, escrita por Tato Irlanda, es tan buena descripción del cerro que bien nos puede servir como continuación de este artículo:

LA GUAIRA: 1979 – PRESENTE

A finales de los 1970s, por motivos de seguridad y sanidad, se da fin al cerro como lugar de viviendas y se devuelve a su estado original de la época de la fundación. Para que mantuviera su valor se convierte en un parque pasivo; un atractivo turístico.  Años más tarde, por falta de mantenimiento adecuado, este atractivo fue perdiendo poco a poco su encanto. Sin embargo, luego del paso del huracán María, ha ido despertando el interés por parte de varias personas y entidades de volver el encanto a este cerro.

Foto de 1979 de durante la preparación del nuevo cerro.  Foto de Celestino Avilés hijo